Y no se sabía la mitad

26 Noviembre 2021  

Y no se sabía la mitad

Una de las razones del triunfo del PRM en las elecciones pasadas fue el voto de castigo que los electores decidieron imponer al PLD: la corrupción era demasiado evidente.

Y sin embargo... nada se sabía de los casos que ahora se están persiguiendo. Odebrecht colmó la paciencia pero no se conocía lo que ocurría en la contabilidad del Cusep y del Cestur, cuántos voltios cargaba el pulpo eléctrico o detalles de las demás operaciones marinas...

El caso Coral y el Coral 5G tienen ingredientes que los hacen detestables. Querer llevar a Conani el esquema de desfalco aplicado en los cuarteles le da un matiz especialmente miserable. Eso dice la acusación y eso se revelará cierto o falso en el juicio. ¿Y desviar el dinero destinado a inteligencia? No solo pone en riesgo la seguridad nacional sino que pone a pensar en la inteligencia real de los cuerpos de inteligencia de los que dependemos.

Se investigan los casos del gobierno pasado. ¿Irán más lejos? ¿Retomaremos los casos del enriquecimiento absurdo de funcionarios de los gobiernos de Leonel y anteriores? ¿Hay líneas rojas temporales? ¿Acuerdos sobre plazos de vencimiento de los delitos?

Este país es rico. Definitivamente. Seguimos produciendo la riqueza necesaria para que los listos en posiciones determinadas roben... miles de millones. ¡Miles!

Imposible hacer el cálculo de cuánto más nos han estafado desde posiciones secundarias o discretas en todo el organigrama. Insaciables, angurriosos, los corruptos del siglo XXI no han sabido parar, no han podido parar.

Pero, de nuevo, la lucha contra la corrupción se mide por cómo terminan los casos, no por cómo empiezan. Por ahora, la decisión de combatirla es evidente.

Escrito por: Inés Aizpún